Actitud positiva frente al cambio

Todo cambio nos provoca un estado de incertidumbre difícil de describir. Podría decirse que crea una mezcla de miedos e inseguridades que, de no ser capaces de gestionar eficazmente, acabarán por bloquearnos y sumergirnos en un auténtico caos emocional.

¿Estamos preparados para adaptarnos al nuevo escenario organizativo? ¿Es una oportunidad para mejorar aquello que no funciona? ¿Cambiar implica renunciar? O por el contrario ¿mantenerse nos obliga a tener que reinventarse? ¿Estamos dispuestos a asumir distintas tareas? Son reflexiones que nos sirven de ejemplo para entender esta magnitud caótica.

Podemos entender el cambio de tres maneras: problema, reto o aprendizaje. La primera implica una actitud negativa ya que no hay muchas posibilidades de avanzar. Mientras que con las otras dos opciones el hecho de estar predispuesto a aprender implica ya de por sí una actitud positiva.

Adaptación al cambio

En el entorno profesional se valora muy positivamente que los empleados tengan la capacidad de adaptarse al cambio en un momento determinado o a unas circunstancias concretas. Habrá situaciones en las que, a pesar de no estar de acuerdo, nos veamos obligados a adecuar habilidades y experiencias a los nuevos requerimientos.

Por ello, podemos afirmar que la adaptación al cambio es la capacidad de modificar nuestra actitud para alcanzar los objetivos establecidos en situaciones donde surjan dificultades o se sufran trasformaciones por pequeñas que sean. La esencia está en tener la voluntad de querer cambiar y disponer de autonomía personal suficiente para hacerlo.

Un elemento fundamental muy vinculado con la actitud es la versatilidad o la cualidad de hacer cosas diferentes. A modo de ejemplo, una persona versátil es aquella que habituada a tratar con personas tiene la capacidad de proponer soluciones para satisfacer las necesidades del cliente externo y aportar ideas cuando se dirige al cliente interno.

Spencer Johnson (1999) asegura en su libro ¿Quién se ha llevado Mi Queso? que quien no esté dispuesto a aceptar los continuos cambios se encuentra en peligro de extinción.

Empleados adaptables

Las personas que poseen esta habilidad se caracterizan porque aceptan y se adaptan fácilmente respondiendo con flexibilidad, pero además:

  • Están dispuestas a aprender ya que la única forma de enfrentarse a lo desconocido es explorándolo.
  • Tienen seguridad emocional para afrontar los cambios como reto u oportunidad de mejora, y no como amenaza.
  • Son creativas porque encuentran fórmulas para superar las dificultades y sobreponerse a los estímulos adversos que vayan surgiendo.
  • Tienen mentalidad positiva ante cualquier circunstancia y una sólida visión de futuro para alcanzar las metas que se le establezcan.

Reflexiones

Ni podemos sentirnos abrumados ni podemos anticiparnos a los resultados porque muchos serán erróneos. Desconfiemos de la rumorología porque, como si de un virus se tratara, atacará nuestro bienestar emocional. Por ello, estemos preparados para evitar el contagio.

Con ACTITUD POSITIVA afrontaremos el cambio como una oportunidad de mejora o simplemente de hacer las cosas de otra forma. Además, seremos capaces de mostrar la mejor versión de cada uno de nosotros basándonos en las fortalezas, el potencial, el talento y la autoconfianza.

Y para finalizar, voy a customizar aquel dicho popular que dice que “Quien no arriesga no gana” y afirmar que “Quien no arriesga… nada de nada”.

Compartir este Artículo
  • Compartir en Google+
  • Compartir en LinkedIn

Sobre el Autor: Laura Castro

Laura Castro

Laura Castro es Coordinadora Nacional de Formación Bonificada en Premap

Un comentario en “Actitud positiva frente al cambio

  1. Javi
    14 Junio 2017 a las 12:06

    Hola, enhorabuena por tu post.
    No te falta razon, cuando hablas de esas tres posturas ante un cambio, ante la salida de la zona de confort.
    Comparto contigo en que ayuda ser positivo para afrontar estos cambios, aunque quizas depende del cambio no sea tan “posible” ser positivos, en mi humilde opinion.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *